Las cooperativas como una de las estrategias viables para la solución de los problemas económicos en nuestros países latinoamericanos

MSc. Soledad Reyna Maldonado Victoria

Lugar de procedencia: México.

 

Abogada Postulante y estudiante del Doctorado de Derecho y Globalización en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, con tema de Tesis “Pago por Servicios Ambientales”, como una más de las estrategias para elevar el nivel de vida de las comunidades.

 

 

Introducción

 

Las desastrosas huellas dejadas por las políticas macroeconómicas liberales aplicadas por los gobiernos aliados de la globalización económica no está a discusión porque están a la vista y sentir de todos los habitantes de estas regiones, trayendo como consecuencia la extrema pobreza que padece casi el 50% de la población de América Latina; una alarmante desnutrición sobe todo en los niños de las regiones menos favorecidas por la naturaleza; desempleo que se padece a todos niveles y deserción escolar o ausencia de escolaridad en las regiones más alejadas de los grandes centros urbanos (Burgos, 2013).

 

En las sociedades caracterizadas por profundas desigualdades sociales, la pobreza se extiende junto con la mayor concentración de la riqueza en manos de unos cuantos y aunada a esta desigualdad, un alto porcentaje de la población activa económicamente se encuentra excluida de lo que socialmente se reconoce como un trabajo útil, digno y económicamente racional, conformando las famosas “vidas desperdiciadas” que refiere Zygmunt Bauman (Zygmunt, 2005).

 

Ante estos “jinetes del apocalipsis” representados por el poder económico de las grandes potencias, que atacan sin piedad ni control a los pueblos de los países en desarrollo principalmente, se deben buscar nuevas estrategias para menguar, en cierto modo, sus efectos y consecuencias.

 

Para que estas estrategias resulten de verdadero interés social tienen que ser planeadas y ejercidas por las personas que viven situaciones de carencia, para que dentro de sus posibilidades y con el apoyo de los gobiernos traduzcan esa inseguridad económica en bienestar para sus familias.

 

Dentro de estas propuestas están la reactivación, creación y desarrollo de las  cooperativas de consumo y producción, tomando en cuenta que estas asociaciones han representado —tanto en el capitalismo como en el socialismo—, una alternativa altamente sugestiva como modelo de desarrollo económico, tecnológico y cultural.

 

Se consideran ejemplo de sociedad comunitaria porque en ellas prevalece la libertad, la igualdad y la dignidad humana; donde el hombre encuentra su realización, siempre que se cumplan fielmente los objetivos y propósitos de su creación, esto es, que no pierda su naturaleza como auténtica organización de personas solidarias para solventar sus necesidades y obtener el precio justo a sus productos, en el caso de las sociedades de producción, eliminando a los intermediarios que son los que obstaculizan estos nobles fines.

 

El cooperativismo

 

Ahora bien, el cooperativismo que se propone no es una doctrina política, sino un plan económico que ya forma parte de la vida de muchos estados y que ante la crisis económica que se está padeciendo en los pueblos latinoamericanos, es necesario reafianzar, restablecer e incentivar como un instrumento más de apoyo a la economía..

 

Orígenes de las cooperativas

 

Los antecedentes de las cooperativas, no como empresas porque esto es relativamente reciente, sino en cuanto a su finalidad, teóricamente se remontan a aquellos días en que nace entre los hombres el sentimiento de solidaridad o la necesidad de ayuda mutua. De este modo se encuentran en Egipto las sociedades funerarias, las pesqueras en Grecia y El Pireo; las empresas navieras en la Edad Media; etc., todas ellas con carácter cooperativo.

Montenegro (1984) sitúa el origen de las cooperativas de consumo, consideradas como las primeras cooperativas en el Siglo XIX, ante la necesidad de un grupo de trabajadores a los que no alcanzaba el salario que ganaban en la empresa para el sostenimiento de sus familiares. Fueron 28 obreros textiles de Rochdale, Inglaterra, los que un día decidieron solucionar sus problemas económicos fundando en 1844 la Rochdale Equitable Pioners, considerada la primera cooperativa que alcanzó éxito verdadero y cuyo objeto principal, además de la solución a sus problemas económicos,  fue contrarrestar los abusos de los intermediarios (UNAM, 2010).

 

Las sociedades cooperativas en México

 

En México, el primer presidente que incluyó un apartado en el Código de Comercio de 1889, fue Porfirio Díaz. Durante el gobierno de Plutarco Elías Calles, se elaboró el proyecto de la primera Ley de Cooperativas, publicada en 1927. La segunda Ley de sociedades Cooperativas se publicó en enero de 1938 por el Presidente Lázaro Cárdenas. En agosto de 1994, Carlos Salinas publica la Ley General de Sociedades Cooperativas, vigente en la actualidad, por ende se contemplan como sociedades, dada su regulación en esta ley del ámbito mercantil.

 

Esta última Ley refiere, en su artículo 2, que:

 

“La sociedad cooperativa es una forma de organización social integrada por las personas físicas con base en intereses comunes y en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito de satisfacer necesidades individuales y colectivas, a través de la realización de actividades económicas, distribución y consumo de bienes y servicios”.

 

En su artículo 21, considera como parte del sistema cooperativo a las siguientes sociedades:

 

I.- De consumidores de bienes y/o servicios

 

II.- De producción de bienes y/o servicios

 

III.- De ahorro y préstamo

 

Señala en su artículo 22, que las sociedades cooperativas de consumidores son aquellas cuyos miembros se asocien con el objeto de  obtener en común artículos, bienes y/o servicios para ellos, sus hogares o sus actividades de producción.

 

El artículo 23 establece que también podrán realizar operaciones con el público en general, siempre que se permita a estos consumidores afiliarse a la cooperativa en el plazo que establezcan sus bases constitutivas. Pero lo más importante que expone es que estas cooperativas no requerirán más autorizaciones que las vigentes para la actividad económica a la que se dediquen, completando en el artículo 26, que sean éstas de abastecimiento o distribución, así como a la prestación de servicios relacionados a la educación o a la obtención de vivienda.

Las sociedades de productores son aquellas en las que los socios trabajen en común para la producción de bienes y/o servicios, aportando su trabajo personal, físico o intelectual. Independientemente del tipo de producción que realicen podrán almacenar, conservar, transportar y comercializar sus productos, actuando en términos de esta Ley.

 

Prohíbe en su artículo 33 Bis-3 que las Sociedades Cooperativas de Producción y Consumidores constituyan secciones de ahorro y préstamo, o sea que les limita esas funciones.

 

Las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, de acuerdo al artículo 33, se regirán por esta ley y por lo dispuesto en la Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro, entendiendo como éste “la captación de recursos a través de depósitos de ahorro de dinero de sus socios y como préstamo, la colocación y entrega de los recursos captados entre sus mismos socios”.

Tal parece que esta nueva ley especial que atiende a estas sociedades de ahorro y préstamo, las deslinda de las sociedades cooperativas, propiamente.

 

Retomando a las sociedades de consumo y producción, los lineamientos que se establecen para las dos son casi las mimas en cuanto a su constitución, principios, derechos y obligaciones de los socios, etc.

 

Seguridad social

 

La Ley del Seguro social dicta que los socios de las sociedades cooperativas son sujetos de aseguramiento del régimen obligatorio (artículo 12).

Asimismo, el artículo 19 señala que las sociedades cooperativas pagarán la cuota correspondiente a los patrones y cada uno de los socios a que se refiere la fracción II del artículo 12 de esta ley, cubrirán sus cuotas como trabajadores.

 

Impuestos fiscales

 

Con las reformas fiscales 2014 las Sociedades Cooperativas de Producción en lugar de estar en fundamento legal en la Ley del Impuesto sobre la Renta tal y como sucedía hasta el 2013, al estar tipificadas en el Articulo 85 A y 85 B, ahora y de manera mucho más agradable pasaron a formar parte del capítulo de estímulos fiscales. (Sociedades Cooperativas de Producción 2014, Estartegias fiscales 2014- 2015, s.f.)

Entendiendo que estos estímulos concedidos de una manera muy especial por el Estado, tienen como objetivo incentivar su desarrollo económico y social en aras de la justicia tributaria, ante una situación de desventaja o desigualdad.

 

Sociedades de consumo

 

El objeto de este tema es enfatizar la práctica tanto de las sociedades de consumo, como de las de producción, esto es, porque la sociedad de consumo constituye la organización más simple para estimular a las personas a solidarizarse, con el fin de proteger su economía. De estas organizaciones pueden resultar las otras, las de producción, cuando los socios se sientan más compenetrados en estas actividades.

El objetivo principal de estas sociedades cooperativas de consumo es suministrar a los miembros de la misma, a precios módicos, los artículos que requieren para la satisfacción de sus necesidades. Pero la acción del cooperativismo no se detiene ahí, porque después de liberar a  los consumidores de la acción de los intermediarios, que sólo persiguen el lucro, hace lo mismo a favor de los productores. Esto repercute principalmente en los agricultores.

 

Un ejemplo a seguir de las sociedades de consumo es la Sociedad Cooperativa “El Grullo”, fundada por 29 socios en 1974, con el objetivo de crear un servicio de ayuda mutua que viniera a mejorar las condiciones de vida en el hogar de los habitantes de El Grullo, Jalisco. Esta sociedad abre a sus socios la posibilidad de suscribir aportaciones voluntarias al Capital social con un rendimiento atractivo, superior a otras ofertas de mercado de la región como son los bancos y las cajas de ahorro y préstamo.

 

Este cooperativismo ha acelerado el desarrollo comercial y económico del municipio, el cual actualmente cuenta con cinco cooperativas financieras, una de las cuales fue la más grande y sólida de México en los años 80.

Actualmente casi el 75% de los jefes de familias de esta localidad, son socios activos de esta cooperativa.

 

Ejemplos de sociedades de producción

 

Dentro de las sociedades de producción están en primer lugar, la Sociedad Cooperativa Cruz Azul, la sociedad Cooperativa Pascual y la sociedad cooperativa Trado, las que han demostrado que es posible llegar a niveles altos de éxito económico y por haber destacado en la economía social como ejemplo de trabajo, unidad, organización y una clara misión de servicio y beneficio a favor de la población, se hicieron acreedoras de un reconocimiento que por su desempeño les otorgó el Cámara de diputados en 2014.

 

 Nos referiremos brevemente a la Sociedad Cooperativa Cruz Azul considerada como la tercera cementera de México y una de las mayores de Latinoamérica. Nació como una compañía privada de capital inglés a final del siglo XIX, pero un conflicto laboral terminó con la toma de las instalaciones por los trabajadores y la expropiación del gobierno entregándola a los obreros en 1934.

 

Actualmente su facturación ronda los 8,000 millones de pesos anuales. Obreros y empleados son socios y por tanto, las utilidades de la empresa se reparten en proporción a la función de cada uno.

 

Dentro de sus otros objetivos está el agrupar a las sociedades cooperativas de todos los giros —que se calculan entre cuatro y cinco millones—, que no están organizadas ni afiliadas a organizaciones de segundo grado que las representen, por lo que carecen de voz para hacer propuestas y defender sus intereses. Con ese fin creó la Confederación Nacional Cooperativa de Actividades Diversas de la República Mexicana, con sede en sus oficinas de la ciudad de México.

 

Dados los datos breves que expusimos no podemos pasar por alto que Nicaragua, de acuerdo al periódico Nuevo Diario, es considerado como el país centroamericano que más cooperativas tiene, abarcando un total aproximado de 4,500 cooperativas compuestas por 300,000 asociados. Estas cooperativas generan el 44% del Producto Interno Bruto del país y son parte del 70% de la fuerza laboral. La mayoría de estas ellas se localizan en la parte norte de Nicaragua.

 

De ese total de cooperativas, 384 son de ahorro y crédito con aproximadamente 700,000 asociados. El resto, son de producción agropecuaria, pesca,  transporte y servicios.

 

Estos datos sumados a los que omitimos por espacio, de los otros pueblos latinos,  nos llenan de orgullo y satisfacción, porque pensamos que la implementación de estos tipos de cooperativas sienta las bases para elevar el nivel económico de nuestros pueblos. Además de que este cooperativismo proclama un nuevo humanismo; en el que el individualismo dé paso preciso y fraternal a la colectividad, para su superación y bienestar.

 

 

Referencias:

 

Acerenza, Natalia, México: nueva ley de cooperativas servirá de fomento al cooperativismo de trabajo asociado, Trabajar Juntos, el E-magazine de CICOPA, . (20 de enero de 2015). Obtenido de http://www.cicopa.coop/Mexico-nueva-ley-de-cooperativas.html

 

Burgos, N. (2013). Relaciones de América Latina con el mundo: la necesidad del Perogrullo. México: Cuadernos Americanos 144.

 

Entregan reconocimiento a sociedades cooperativas, “claro ejemplo de unidad, lucha y esfuerzo permanente”, Boletín No. 4530. (21 de enero de 2015). Obtenido de http://www5.diputados.gob.mx/index.php/esl/Comunicacion/Boletines/2014/Octubre/30/4530-Entregan-reconoci

 

Montenegro, W. (1984). Introducción a las doctrinas político económicas. México: Fondo de Cultura económica.

 

Ramírez Tamayo, Zacarías, Cruz Azul ha empresas las cooperativas, Expansión, El oro Mexican Moment, CNN EXPANSIÓN. (22 de enero de 2015). Obtenido de http://www.cnnexpansion.com/expansion/2010/02/09/menos-cooperativa-y-mas-empresa

 

Sociedades Cooperativas de Producción 2014, Estartegias fiscales 2014- 2015. (s.f.). Obtenido de http://www.itfiscal.com.mx/jupgrade/images/NoticiasPDF/SociedadesCooperativasProduccion2014.pdf

 

UNAM. (2010). Diccionario Jurídico mexicano. Mexico: UNAM- Porrúa.

 

Zygmunt, B. (2005). Vidas desperdiciadas: la modernidad y sus parias. Buenos Aires: Paidós .