La piratería en el derecho de autor como problemática común.

Impacto económico

 

 

MSc. Miriela Sosa González

Lugar de Procedencia: Cuba

 

Licenciada en Derecho y Máster en Asesoría Jurídica por la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana. Labor como Asesora Jurídica de empresas e instituciones estatales cubanas. Asimismo, como Auditora Gubernamental, especializada en auditorías legales y forenses, de la Contraloría General de la República de Cuba. Actualmente estudiante del Programa de Doctorado en Derecho y Globalización en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, México.

 

 

Introducción

 

La protección de las creaciones intelectuales como patrimonio cultural de cada nación, resulta esencial para la preservación no sólo de la cultura sino también para el fomento y desarrollo de las industrias creativas. De ahí, que mayormente todos los países cuenten con legislación específica para reconocer y proteger los derechos de los autores y los derechos conexos.

Actualmente muchos gobiernos han comprendido la importancia que tiene la propiedad intelectual como motor del desarrollo económico de un país, y dentro de ésta, el derecho de autor y los derechos conexos. Dado que la propiedad intelectual es el espacio jurídico que incluye los sistemas normativos que tienen por objeto la protección de bienes inmateriales de diferentes órdenes: industriales, comerciales, técnicos, artísticos, científicos y literarios (Antequera Parilli, 2001).

 

Justamente, la importancia económica de los derechos autorales está dada por los cuantiosos ingresos que genera el sector de la industria creativa, asociado a la existencia de las creaciones intelectuales. Sólo es necesario percatarse de la enorme cantidad de profesionales diversos que dependen de la existencia de las obras intelectuales, de las numerosas industrias de un país cuyo sustrato indispensable son las creaciones, como la industria cinematográfica, las producciones audiovisuales, las editoriales, la industria del software, la industria discográfica musical, y muchas más, por sólo citar algunos ejemplos. De hecho, diferentes estudios han demostrado la importancia económica de las industrias protegidas por el derecho de autor y su alto impacto en el producto interno bruto de las economías nacionales y en la generación de empleos de manera directa e indirecta (CERLALC, 2013).

 

Partiendo de la fuerte incidencia que tienen las industrias culturales en la economía de un país, es comprensible entonces el efecto dañino que ocasiona la piratería, tanto a nivel nacional como internacional. Fenómeno agravado en la actualidad por las implicaciones de la globalización, puesto que el vertiginoso avance de las tecnologías de la información y la comunicación a escala mundial han transformado las dinámicas de consumo de bienes culturales con un alarmante incremento de la difusión ilegal de contenidos y obras protegidas, en detrimento de los derechos autorales.

 

La realidad de los países latinoamericanos no escapa del padecimiento de este flagelo, y en el ámbito geográfico se vienen sumando esfuerzos y realizando acciones concretas en la lucha contra la piratería por organizaciones regionales como el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, CERLALC, auspiciado por la UNESCO, entre otras también a nivel global.

En el presente artículo se aborda la problemática de la piratería, realizando un breve estudio desde el escenario latinoamericano, en específico de países como Nicaragua, México y Cuba, con el objetivo de examinar esta situación desde diferentes contextos internos. Comenzando con el análisis de la definición de piratería en el entorno de las obras protegidas por el derecho de autor y un breve bosquejo de algunos aspectos esenciales de este sistema normativo que permitan comprender sus implicaciones. Se continúa con un estudio comparado de las legislaciones autorales, haciendo especial énfasis en el tratamiento normativo de la piratería. Se muestran además, algunas cifras de las pérdidas económicas que representa esta práctica ilegal para los autores, para finalmente arribar a conclusiones sobre las perspectivas de su prevención y combate a nivel nacional.

 

¿Qué es la piratería para el derecho de autor?

 

Según la acepción más generalizada del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la piratería proviene del acto de piratear, del robo o destrucción de los bienes de alguien (DRAE, 2015). En la actualidad el término se emplea para referirse a los actos ilegales de reproducción, difusión y venta en cualquiera de sus variantes comerciales, de las obras protegidas por el derecho de autor y derechos conexos, sin la autorización de sus autores o titulares, según sea el caso.

 

Para entender mejor el fenómeno de la piratería, es imprescindible conocer primero que el conjunto de los derechos de autor abarca las facultades morales y patrimoniales que posee el autor sobre su obra: las morales, referidas a la divulgación, la paternidad, la integridad de la obra y el arrepentimiento o retracto, y las patrimoniales que aluden a la reproducción, la transformación, la distribución y la comunicación pública. Los derechos morales son personales e inalienables, lo que significa que sólo podrán permanecer en el seno del autor como persona natural y no podrán transferirse, al menos esencialmente. Mientras que los derechos patrimoniales proporcionan al autor compensación económica por la utilización de su obra en cualquier forma, al tener carácter transmisible, permitiéndole cederlos a otras personas naturales o jurídicas, ya sea onerosa o gratuitamente. De lo anterior, se infiere que los derechos autorales sobre las obras protegidas son ostentados por los autores como personas naturales, pero también por los titulares, como sujetos a los que le han sido cedidos los derechos patrimoniales de determinadas obras.

 

Aclarados estos aspectos esenciales, resulta evidente que la piratería afecta tanto a autores como a titulares de los derechos patrimoniales, pues para que un hecho sea considerado como piratería deben cumplirse tres condiciones indispensables:

• Que la reproducción haya sido realizada sin la autorización del titular del derecho.

• Que se trate de una obra protegida.

• Que se haya realizado con vistas a ser publicada. (Lipszyc, 2005)

En el marco normativo internacional que sustenta el derecho de autor, se reconocen y prevén las conductas infractoras de los derechos autorales, pero no se establece una definición jurídica de la piratería, ni tampoco se exige a los países miembros que regulen los procedimientos y acciones efectivas para su combate. No obstante, el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, ADPIC, de la Organización Mundial del Comercio, llenó una parte importante de este vacío jurídico, al establecer una definición de piratería e imponer obligaciones a los países miembros en cuanto al cumplimiento de las disposiciones sustantivas del Convenio de Berna de 1886 y de la Convención de Roma de 1961 (ADPIC, 1994).

 

Regulación de la piratería en las legislaciones nacionales

 

Apoyados en el basamento legal que brinda el marco normativo internacional de derecho de autor y derechos conexos, no han sido pocos los países que han previsto en sus legislaciones la regulación de la piratería.

 

En el caso específico de México, tanto la Ley Federal del Derecho de Autor de 1996, como su Reglamento de 1998, regulan las conductas infractoras de los derechos de autor y derechos conexos, estableciendo los procedimientos administrativo, civil y penal que pueden entablar los autores y titulares, así como las sanciones y acciones diversas como medidas cautelares. Igualmente, el Código Penal Federal de 1931, cuya última reforma data de 2014, cuenta con un título dedicado a los delitos en materia de derecho de autor, disponiendo su persecución de oficio. Por lo que los autores y titulares cuentan con recursos necesarios para hacer valer sus derechos, existiendo entidades públicas y privadas comprometidas con el combate de la piratería como el Instituto Nacional de Derecho de Autor, la Procuraduría General de la República, y diversas sociedades de gestión colectiva, entre otras.

 

Ciertamente el gobierno está consciente de la trascendencia económica del fenómeno de la piratería y por tanto dispone de políticas públicas de enfrentamiento, no sólo hacia lo interno sino también en el ámbito internacional, al celebrar la Alianza para la seguridad y la prosperidad de América del Norte con Estados Unidos y Canadá, con miras a aunar esfuerzos para la detección y detención de mercancías piratas y la educación y concientización pública. No obstante, no se cuenta con información periódica, normalizada y comparable sobre los índices de piratería, el impacto de este delito a la economía local y las dinámicas de consumo para el diseño de políticas públicas sobre el particular (CERLAC, 2013).

 

En cuanto a Nicaragua, en su legislación especial también se prevén las conductas infractoras de los derechos de autor y derechos conexos, proveyendo de suficientes recursos a los autores y titulares para reclamar por la violación de sus derechos en las vías administrativa, civil y penal, específicamente en la Ley No. 312 “Ley de Derecho de Autor y Derechos Conexos”, de 1999. Son reconocidas como delitos las violaciones de derecho de autor en la Ley No. 641 “Código Penal”, de 2007, e igualmente se persiguen de oficio. Sin embargo, las penas previstas de máximo dos años, y por ende excarcelables, resultan poco disuasorias, en comparación con las aplicadas en los demás países de la región de un máximo de seis años e incluso de hasta diez años como en la legislación penal mexicana.

 

Resalta la previsión de la legislación aduanera con relación al ingreso al país de reproducciones ilegales, puesto que el Código Aduanero Uniforme Centroamericano incluye medidas específicas para la protección de las prerrogativas autorales y dispone que las medidas de frontera puedan ser aplicadas de oficio (CERLAC, 2013).

 

Por último, en Cuba, la situación de la piratería se aprecia de forma diferente. Cierto es que la voluntad estatal del reconocimiento y protección de los derechos autores y conexos se remonta a la década de los 70 del siglo pasado, al promulgarse la Ley No. 14 “Ley sobre Derecho de Autor”, de 1977, pero esta ley no regula expresamente las violaciones de los derechos autorales, pues sólo se limita a reconocer la existencia de las mismas en su artículo 50, remitiendo las sanciones a la legislación penal. A su vez, la Ley No. 62 “Código Penal” de 1987, tampoco tipifica como delito las conductas infractoras de la legislación especial.

 

En cuanto a las acciones administrativa y civil que pueden ejercitar autores y titulares, deben ceñirse a lo regulado en la Resolución No. 162 de 2002, del Ministerio de Cultura, que establece el procedimiento administrativo ante el Centro Nacional de Derecho de Autor, CENDA, y remite el ejercicio de acciones civiles a la aplicación supletoria del Código Civil.

 

Analizado lo anterior, es obvio que los autores y titulares no cuentan con efectivas herramientas para hacer valer sus derechos. Situación que resulta agravada con la promulgación de la Resolución No. 21 de 2013 del Ministerio de Finanzas y Precios, que establece la determinación de los impuestos sobre ingresos personales de los trabajadores por cuenta propia, y entre las actividades autorizadas se encuentra la del comprador vendedor de discos. De esta forma queda autorizada mediante acto jurídico la licencia de venta de CD y DVD de música y películas a los trabajadores en ejercicio de la labor por cuenta propia, sin especificar qué tipo de discos se pueden vender. Con tal permisión se consiente en Cuba la piratería, ya que los dedicados a estos menesteres lo que hacen es copiar discos traídos del exterior o copiados de Internet y los reproducen en grandes cantidades para su comercialización, y de esta lamentable situación no escapan las obras protegidas de autores y titulares nacionales (Barrios Pérez et al., 2014).

 

Impacto económico de la piratería

 

La magnitud de esta problemática se advierte fundamentalmente por las pérdidas económicas que genera para los Estados y para el comercio mundial, pero también por la pérdida de empleos de las industrias creativas, que se le pueden achacar directamente.

 

Tan sólo en la industria del software, se han reportado índices de piratería mundial del 42% en el 2011, mientras que un mercado en expansión constante en el mundo en desarrollo condujo el valor comercial de robo de software a $63,4 mil millones de dólares estadunidenses. América Latina posee una tasa de piratería del 61%, que representa 7, 459 mil millones en pérdidas. En México se alcanzó una tasa del 57%, para 1, 249 mil millones en pérdidas, y en Nicaragua se observa una tasa del 79%, con 9 millones en pérdidas económicas (BSA, 2011). Para el caso de Cuba no se reportaron cifras.

 

Como se puede apreciar, las afectaciones económicas son millonarias anualmente para los creadores de software y las empresas titulares de este sector industrial. De forma similar sucede con las obras discográficas y cinematográficas, que se venden indiscriminadamente o se descargan ilegalmente por Internet.

 

No obstante, no se puede perder de vista que en muchos países, los consumidores prefieren adquirir copias piratas de películas o de discos musicales, que comprarlos de forma legal, en atención a la diferencia de precios, puesto que los bajos precios impuestos por el mercado pirata compiten fuertemente con las empresas legalmente establecidas de la industria.

 

 

Conclusiones

 

Es evidente que la piratería de obras protegidas por el derecho de autor representa una situación ya arraigada en muchos países, convirtiéndose en fenómeno mundial, cuyos daños económicos amenazan seriamente las industrias creativas y las economías nacionales. Es preciso comprender que más allá de la mera pérdida económica que la piratería provoca, del insuficiente respeto de las obras culturales y del patrimonio que encarnan, está la consecuencia ulterior inevitable de la piratería, efecto que se opone frontalmente a los esfuerzos de los países por promover la cultura y la identidad autóctonas (Panethiere, 2005).

 

Del análisis de las legislaciones autorales nacionales, y del tratamiento estatal y privado de la lucha contra la piratería de obras protegidas por el derecho de autor, se desprenden algunos aspectos conclusivos:

 

• Obtener una adecuación de la legislación especial en la materia, que permita el reconocimiento y previsión de las conductas violatorias de los derechos autorales y conexos, poniendo al alcance de autores y titulares las herramientas eficaces en la defensa de sus derechos.

 

• Incluir en la legislación penal la tipificación como delitos de los actos que infringen los derechos de autores y titulares sobre sus obras y que producen daños a su patrimonio. Así como, establecer sanciones más severas en cuanto a los años de prisión.

 

• Realizar estudios estadísticos anuales del comportamiento de la piratería a nivel nacional, que proporcionen datos necesarios para medir el impacto negativo de tales conductas en la economía y adoptar estrategias para combatirlas.

 

• Desarrollar campañas públicas de educación y concientización en los consumidores sobre el respeto de los derechos de autores y titulares, así como de la importancia de la preservación de las obras intelectuales como parte del patrimonio cultural nacional.

 

 

Referencias

 

Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) Anexo 1C del Acuerdo de Marrakech de 15 de abril 1994.

 

Antequera Parilli, R. (2001) Manual para la enseñanza virtual del derecho de autor y los derechos conexos, Escuela Nacional de la Judicatura, Santo Domingo, República Dominicana.

 

Barrios, M., Cruz I. y Broche, Y. (2014) Las causas jurídicas fundamentales que inciden en el aumento de la piratería como infracción del Derecho de Autor en Cuba. Revista Caribeña de Ciencias Sociales. Disponible en http://caribeña.eumed.net/derecho-autor/

Business Software Alliance (BSA) (2011) Estudio de Piratería Mundial de Software. Novena edición mayo 2012. Disponible en http://globalstudy.bsa.org/2011/index.html

 

Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) (2013) Diagnóstico de lucha contra la piratería contra la piratería en Centroamérica, México, Colombia y República Dominicana. Disponible en http://www.luchacontralapirateria.com/

Diccionario de la Real Academia Española (2015) Disponible en http://lema.rae.es/drae/?val=axiolog%C3%ADa

 

Lypszick, D. (1993) Derecho de autor y derechos conexos, Ed. UNESCO/CERLALC/ZAVALIA, Buenos Aires.

 

Panethiere, D. (2005) La persistencia de la piratería y sus consecuencias para la creatividad, la cultura y el desarrollo sostenible para la 13ª Reunión del Comité Intergubernamental de Derecho de Autor de la Secretaría de la UNESCO. Disponible en http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001419/141901s.pdf.