Integración económica y desarrollo comercial contemporáneo: Mecanismo de transferencia en desigualdades de ingresos o riquezas globales

MSc. Heidi De la Paz Miranda

Lugar de procedencia: México

 

Licenciada en Derecho, Maestría en Ciencias Políticas; Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos, México; Maestría en Administration et Management Públic;  en Universidad de Bretaña Occidental, Institut de Préparation  á l´administration Générale, (UBO-IPAG), Francia. Actualmente estudiante del Doctorado en Derecho y Globalización de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

 

 

La política mundial neoliberal  aplicable en materia económica que replican estados nacionales en calidad de actores, invita a reflexionar: ¿Cómo esta teoría  capitalista, puede mejorar monetaria y socialmente a  países en desarrollo dentro de un mundo globalizado? ¿Cuál es el impacto de  decisiones en  políticas económicas y comerciales entre naciones?  ¿Qué se espera de una alianza pecuniaria: integración, desarrollo o comercio? ¿Es posible alcanzar entre México-Nicaragua  acuerdos de cooperación de cuarta generación?

 

Actualmente, ningún país puede aislarse del comercio, que es motor de la globalización economica y ante diversidad de necesidades comunes entre México-Nicaragua, surge la prioridad del Desarrollo Comercial, entendida como  la manera de articular acciones que potencialicen productos y servicios en un mercado determinado, otorgando ventajas competitivas a cadenas comerciales para lograr una diferenciación, dándole valor agregado a la obra o fruto.

 

En mérito de lo anterior, la integración económica resulta ser una oportunidad para alcanzar el desarrollo, que en este momento constituye una forma de organización que adoptan las naciones para consolidar el comercio internacional, mediante acuerdos, implementando políticas para reducir o eliminar barreras comerciales entre países.

 

Esta integración puede tener como aristas: a).- social, sus beneficios inciden en la población; b).-económica, busca ser generadora de ingresos, empleo, bienes, servicios;  c).comercial.- persigue intercambio de bienes y servicios. Los distintos niveles de integración económica muestran el grado de interrelación, dependiendo de consensos  internacionales simétricos o asimétricos, ya que cada país tiene barreras para comerciar con naciones que no forman parte del bloque económico; clasificándose en: a) zonas libres de comercio, donde elimina  restricciones cuantitativas y aranceles b) unión aduanera, levanta barreras arancelarias frente a terceros c) mercado común,  libera  factores de producción y d) unión económica o monetaria, unifica políticas económicas de Estados.

 

Desde tiempos del medioevo se han instaurado instrumentos que habiliten el intercambio de bienes y servicios que datan desde el trueque,  la Lex Mercatoria (ley del comerciante) o el patrón oro, que permitían apreciar el valor de un bien, la distribución de ingresos y riquezas. Actualmente, México-Nicaragua al reconocer la Carta de las Naciones Unidas en el artículo 3, están obligados a cooperar mutuamente para lograr el desarrollo – un proceso global económico, social, cultural y político, que tiende al mejoramiento constante del bienestar de toda la población – y eliminar los obstáculos que ello implica.

 

Así, entre ambos países, han existido diversos periodos de alianzas económicas sin llegar hasta el momento a una suma de esfuerzos más integrales, —a pesar de los lazos que nos unen o identifican, como se demuestra con el siguiente antecedente—:

 

En 1991 México-Nicaragua iniciaron negociaciones del TLC único, así fue suscrito el 18 de diciembre de 1997 en Managua. Este acuerdo sustituyó al acuerdo de 1985 vigente hasta 30 de junio de 1998, a partir de Julio de 1998 entra el Tratado el 6 de agosto de 2007, posteriormente se aprobó adición en materia de acumulación textil el 24 de setiembre 2010, mismo que modifica las reglas de origen (SICE, 2014). Las últimas modificaciones apertura 01 de septiembre de 2012. (Exteriores, 2014)

 

En esta nueva realidad, es inexacto el éxito prometido por la ideología del consenso de  Washington, abanderada por instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial de Comercio, entre otros para reconstruir económicas de países en desarrollo, sin embargo, existe evidencia sostenida por diversos autores doctrinales que muestran los verdaderos efectos negativos de tales políticas que se transfiguraron en estandarte de “un gobierno Global sin Estado Global”  (Stiglitz, 2013) bajo la insignia  sacralizadora de apertura al libre comercio internacional.

 

Ejemplificando (Stiglitz, 2013) a través de desencuentros y resultados la intervención de estos organismos en el desarrollo o crecimiento de  países, que como parte de política global, desdeña efectos locales que produce sus estrategias, como flexibilidad laboral, aumento de tarifas para  consumidores por falta de competencia y encubrimiento de monopolios, lo cual potencia el impulso de una riqueza patrimonial, una pobreza o desigualdades que se transmite  a lo largo de  generaciones. Al respecto, Tomas Piketty (2014) en su Obra “El capital en el siglo XXI” refiere: “ el problema del capital, son las riquezas heredadas donde el capital produce una tasa de retorno del 4% o 5% mientras que el crecimiento de la economía es más bajo”.

 

La civilización global es una herencia mundial, que contribuye al progreso del mundo, la revolución científica contribuye a la transformación de un país, por tanto, el  resistirse a la globalización, socava la posibilidad objetiva de la ciencia; la encrucijada radica en que el capitalismo está más concentrado en extender su dominio comercial, que por universalizar oportunidades sociales para pobres. En mérito de ello, toma relevancia la aportación de Amartya Sen (Kliksberg Bernardo, 2007), quien indica que “los resultados del mercado, se ven influenciados por políticas públicas, estas acciones alteran el resultado local y global de las relaciones económicas, aunque señala que “la globalización trae beneficios potenciales para una integración global” (Kliksberg Bernardo, 2007).

 

El mercado, no es el único instrumento regulador de procesos económicos toda ciencia  se paraliza o desarrolla en función de procesos sociales y  políticos, por ende, la integración es un instrumento eficaz para regular el mercado, así sugiere Jean Tirole (Gomez Silva, 2014) cuando expresa el requerimiento de mayor regulación de monopolios y oligopolios desde el Estado.

 

En tal sentido, es dable analizar la prospectiva cualitativa de asociaciones comerciales, ante lineamientos establecidos por organismos internacionales consistentes en “dejar hacer, dejar pasar”, que pueden provocar  desorganización en el mercado interno, implicando en consecuencia que el Estado procure un entorno regulatorio con simplificación administrativa, comercial, fomentando competencia económica, (Mundial, Doing Business México, 2014) pues impacta en el control de precios e inflación, que en Nicaragua se avala con buena factibilidad técnica comercial dentro de Centroamérica, constituyendo índices económicos de envergadura.

 

 Dentro de la globalización, el impacto de efectos integradores de  políticas económicas y comerciales entre naciones, puede ocasionar en contraste una desintegración económica internacional que derive en recesión global, con medidas que exacerban disparidades en la riqueza o injusticia distributiva, de esta forma, la antinomia modernizadora del poder económico, conduce integración económica de comunidades locales con entorno globalizado defectuoso, donde la universalización de los derechos humanos puede no tener eco en una selva manufacturada de amansamiento y yugo.

 

 Cuando hablamos  de integración económica en la globalización, damos por descontado que esta última trae aumento de la primera, pero realmente la integración económica, solo posibilita apertura para ampliar mercados al comercio y competencia. La cooperación debe trascender del comercio para equilibrar el  fenómeno negativo globalizador, de ahí la viabilidad para direccionar  armónicamente la política económica hacia una fusión económica como base para una política comercial, que fortalezca cooperación para el desarrollo comercial sostenido. En esa lógica, respondiendo a las interrogantes plasmadas al principio de esta disertación, cavilamos lo siguiente:

 

 El segundo principal país exportador para Nicaragua para el 2014 ha sido México (Ministerio de Fomento, 2014) por su parte México del periodo 1998 a 2013, ha tenido mayor auge comercial según se observa en la Gráfica 1. Asimismo se demuestra que de enero a noviembre de 2014 México realizó exportación de mercancías en la región centroamericana en mayor proporción con Nicaragua en 7.7%  (INEGI, 2014).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No obstante, es importante considerar también la posición geopolítica de México ante el  mundo debido a la unión con otros bloques económicos de América latina, por ello, es importante el intercambio comercial para que ambos países fortalezcan su posición económica en Centroamérica y mejorar la calidad de vida de la población. México, a pesar de la contracción en el crecimiento del PIB en el 2013,  ha tenido exportaciones a Nicaragua con una tasa inter-anual de 25.5%; en este particular véase la gráfica 2 (MIFIC, 2013).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Así, el balance del Intercambio y saldo comercial entre México-Nicaragua representa un factor de oportunidad “el comercio de piezas y componentes  a escala mundial, pasó del 6% en 1988 a  25% en 2013” (OMC, 2014) por ello es menester impulsar cadenas de valor, pero con valor agregado, evaluando costos y beneficios de aranceles, sus secuelas sobre el bienestar, subsidios, alcance de restricciones voluntarias, tanto del país importador como exportador, así como políticas fiscales.

 

 Como aportación para solucionar políticas globales, pueden funcionar integraciones económicas con estándares regionales de proyección al mundo que contribuyan al desarrollo nacional institucional defendiendo la democracia, propiciando salud, avance tecnológicos y de capital humano, con especialización en procesos productivos y  protección del medio ambiente.

 

 Es importante explorar nuevos nichos de mercados, el comercio debe ser un instrumento del desarrollo. Un factor de oportunidad en boga que abona a la integración económica entre México-  Nicaragua es que comprendan que “en conjunto todos estos tipos de países representan el 50% tanto de la producción, como del comercio mundial”  (OMC, 2014).

 

 Observamos empresas mexicanas operando sectores de “telecomunicaciones, automotriz, alimentos, conductores eléctricos, medicamentos,  pinturas, bebidas, gaseosas, químicos, metal mecánico, entre  otros. Nicaragua exporta, arneses, maní, aceite, azúcar, ron, textiles, desechos de cobre, cueros y demás” (MIFIC, 2013) donde se destaca en tal intercambio comercial, importación de bienes intermedios, capital e incluso consumo, pero el bloque económico puede crear bienes de capital, mejorando factores de producción con ventajas comparativas por encima de otros bloques económicos, la apuesta es al conocimiento dándole valor agregado a la cadena de producción entre ambos países, aprovechando la condición geopolítica.

 

 Las ventajas de pactos económicos, van en relación directa al grado de competitividad y tarifas arancelarias, por ello, un desarrollo económico, necesita una perspectiva de  integración multidimensional, para alcanzar acuerdos de cuarta generación, que incluyen ‘Cláusulas Democráticas’ y  ‘Cláusulas de Evolución’, las primeras, pretenden el fomento de procesos democráticos, basados en reciprocidad e intereses comunes al igual que en Derechos Humanos; la segunda, busca  proyectos de desarrollo entre pares involucrados e “identifica  principales sectores afectados, oportunidades y barreras existentes entre ambos países, analizando o cuantificando efectos de la existencia del tratado de libre comercio, ”  (BID, Banco Interamericano de Desarrollo, 2008) incluso, “la integración bursátil regional es una opción para ganar eficiencia en  economías de escala, y en general, al desarrollo financiero regional” (Consejo Monetario Centroamericano, 2013).

 

 Finalmente, acotamos importante examinar el alcance de la integración economica, es decir, a que generación pertenece, la verticalidad u horizontalidad de países o actores involucrados, tipo de concesiones  de cooperación economica (simétricas o asimétricas) para determinar su efectividad, pues ante, la desaparición del estado protector, reclama la urgencia de establecer e innovar nuevos mecanismos que eliminen barreras comerciales pero de manera que impulse comercio justo.

 

Conclusiones

 

1. El comercio internacional, debe ser el medio, no el fin; para conseguir disminución en los indicadores de pobreza, mejorando el modus vivendi con principios básicos de desarrollo social -- nutrición, educación, empleo- acorde a  los derechos humanos económicos.

 

2. Cuando elevamos la riqueza nacional a expensas de empeorar las condiciones económicas del exterior, emerge un entorno global en retroceso, transmutando la economía a favor de los pobres en un simple artículo de fe,  no en un verdadero instrumento para equilibrio universal entre seres humanos.

 

3. Cuando hay desarrollo comercial y económico producto de una adecuada integración en políticas de importación y exportación, estimula competencia, expande mercados, mejora tecnología, el bricolaje cultural favorece la asociación.

 

4. Este análisis puede ser de utilidad para evocar nuevas prospectivas económicas en  acuerdos existentes del TLC entre México-Nicaragua que apuntalen hacia una cuarta generación, particularmente para Nicaragua esta integración reviste significativo, si alienta un incremento en capital científico.

 

 

 

Referencias

 

BID, Banco Interamericano de Desarrollo. (2008). La nueva Generacion de Acuerdos Comerciales de Libre Comercio en America Latina. Recuperado el 27 de diciembre de 2014, de http://www.competitividad.gob.pa/pdf_doc/Nueva-Generacion-de-Acuerdos-Comerciales-IKEI-BID.pd

 

Consejo Monetario Centroamericano. (Julio de 2013). Obtenido de http://www.secmca.org/NOTAS_ECONOMICAS/articulo66JUL2013.pdf

 

Exteriores, S. d. (2014). Embajada de México en Nicaragua. Recuperado el 22 de Diciembre de 2014, de http://embamex.sre.gob.mx/nicaragua/images/stories/boletines/be4.pdf

 

Gomez Silva, M. (13 de Octbre de 2014). Quien es Jean Tirole Ganador de Premio nobel de Economia. Finanzas.

INEGI, I. E. (2014). Recuperado el 2015, de Balance Comercial de Mercancias de Mexico: http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/continuas/economicas/exterior/mensual/ece/bcmm.pd

 

Kliksberg Bernardo, S. A. (2007). Primero la gente. Barcelona: Deusto.

 

MIFI. (2013). Ministerio de Fomento Industria y Comercio. Recuperado el 4 de Enero de 2015, de Informe de relaciones Comerciales Mexico-Nicaragua: http://www.mific.gob.ni/Portals/0/Documentos%20Politica%20Comercial/Relaciones%20Comerciales/2013/Inf.%20Rel.%20Comerciales%20Nic-Mexico%202013%20(Rev1).pdf

 

Ministerio de Fomento, I. y. (2014). Informe Indicadores de Comercio. Recuperado el 1 de Enero de 2015, de http://www.mific.gob.ni/Portals/O/Indicadores/Comercio%20 Exterior/Paises_EXP.pdf

 

Mundial, B. (2014). Doing Business México 2014. Washintong: Banco Mundial.

 

Mundial, B. (2014). Doing Business para Centro America 2014. Washintong: Banco Mundial.

 

OMC, O. M. (2014). Informe sobre el Comercio Mundial. Recuperado el 2 de Enero de 2015, de http://www.wto.org/spanish/res_s/booksp_s/world_trade_report14_s.pdf

 

Piketty, T. (2014). El capital en el siglo XXI. México Distrito Federal: Fondo de Cultura Economica.

SICE, O. d. (2014). Sistema de Informacion sobre Comercio Exterior. Recuperado el 2 de Enero de 2015, de http://                www.sice.oas.org/TPD/MEX_nic/MEX_nic_s.asp

 

Stiglitz, J. (2013). El malestar en la Globalización. México, Distrito Federal: Punto de Lectura.

 

 

 

 

 

Fuente: Secretaría de Relaciones Exteriores, Embajada de México en Nicaragua.

Fuente: Ministerio de Fomento, Industria y Comercio. (MIFIC) Dirección de Política Comercial,         Departamento de Análisis Estadístico,  Informe de Relaciones Comerciales Nicaragua-México